Blogia
LA VERDAD RESTAURADA

El arte de delegar responsabilidades

El arte de delegar responsabilidades

Quizás no exista otro principio directivo que haya sido peor interpretado que el de la delegación. Es muy común que al oír hablar de un líder recargado de trabajo se hagan comentarios como los siguientes: “Debería delegar más”, o “Esta hermana no ha aprendido a delegar”. Muchas personas suponen que todo el secreto de delegar consiste en entregar el trabajo a otra persona y sentirse súbitamente libre de esa responsabilidad. Sin embargo, todo buen líder sabe que la delegación de responsabilidades no necesariamente le ha de dar más tiempo libre. A la larga, saber delegar por supuesto debe dar al líder más tiempo para atender otros asuntos; pero al principio quizás le exija aún más tiempo que el empleado hasta el momento. 

 

Asignaciones, proyectos y tareas especiales 

 

¿Cómo podemos hacer que la delegación de responsabilidades sea un instrumento útil en lugar de una pesada carga? Un importante punto para comenzar es comprender qué clase de trabajo se necesita en la tarea que se delega a otra persona. 

 

1.- Asignaciones

 

Una asignación por lo general es una tarea clara, específica y simple que se da una vez. Ofrecer un discurso, presentar parte de una lección o cumplir con un recado, son ejemplos de algunas asignaciones. Cuando nuestro hijo de dieciséis años necesitaba que lo llevaran todas las mañanas muy temprano a una práctica de basquet, le pedí a uno de sus hermanos mayores si podría hacerse responsable de esa tarea; esa fue una asignación delegada que me dejaba libre de un deber a cierta hora del día. Si bien las asignaciones pueden dar lugar sólo a limitado desarrollo de conocimiento o habilidades, pueden ser el principio de un nuevo interés en la persona. 

 

2.- Proyectos  

 

Un proyecto es una serie más compleja y extensiva de tareas que exija más de la persona pero que, al igual que una asignación, no significa un trabajo continuo. Por ejemplo, nuestro obispo delegó en el líder de grupo de sumos sacerdotes el proyecto de hacer los arreglos para la cena del barrio, lo cual incluía todo lo necesario para la comida, las mesas, las decoraciones, el servicio y el programa; a su vez, el líder del grupo delegó en otras personas cada una de estas responsabilidades específicas, mediante asignaciones.

Los padres deben dar a sus hijos la responsabilidad de un proyecto entero, siempre que sea apropiado.

Por ejemplo, se les puede delegar un proyecto sobre como planear las actividades de la noche de hogar, planear el menú para una semana entera, hacer un recuento de los alimentos almacenados, etc. Esto es mejor que darles pequeñas asignaciones como hacer la cama, llevar algo un vecino, guardar el abrigo, sacar la basura o lavar platos.

Los proyectos delegados en la forma apropiada proveen excelentes oportunidades de desarrollo a aquellos que reciban esta responsabilidad. Sólo un líder (o un padre) imprudente tiene temor de delegar proyectos enteros y da solamente asignaciones Descargar articulo completo

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

new jordan 2011 -

The people who get on in this world are the people who get up and look for circumstances they want , and if they cannot find them .they make them.
http://www.cheapjordans2011.net/
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres