Blogia
LA VERDAD RESTAURADA

La Pintura Moises Ordenando a Aarón

La Pintura Moises Ordenando a Aarón

En el año 1969 se terminó otra pintura de la serie de los grandes momentos de la historia  religiosa, la cual a sido usada para exhibición, duplicación y uso en toda la Iglesia. La  ilustración, pintada por el norteamericano Harry Anderson, cristaliza ante el admirador otro momento culminante de la historia bíblica, revelando el concepto que el pintor posee de esa sagrada ocasión en que Moisés, instruido por el Señor, impuso las manos sobre su hermano mayor Aarón para conferirle las llaves del sacerdocio menor o Levítico, el que más tarde llevaría el nombre de Aarón.

Esta escena, que muestra a estos dos hermanos levitas en el atrio del tabernáculo en un día soleado, típico de los que sufrieron durante cuarenta años de andar errantes en el desierto, requirió una cuidadosa investigación bíblica. El atrio, que rodeaba el tabernáculo que a Moisés se le mandó edificar, estaba aislado del mundo por "cortinas de lino torcido, de cien codos de longitud para un lado". (Éxodo 27:9)

De pie, hombro a hombro en la orilla exterior del atrio puede verse a los varones miembros de la tribu de Levi, algunos de ellos cargando las tradicionales trompetas de metal bruñido. A Moisés se le había mandado hacer "llegar delante de ti a Aarón tu hermano, y a sus hijos . . . para que sean mis sacerdotes. . ." (Éxodo 28:1) Dos de los cuatro hijos de Aarón permanecen en la entrada del tabernáculo mirando, mientras Moisés comienza a bendecir y conferir autoridad sobre su padre.

No obstante que en la pintura la ropa de Aarón parece un tanto curiosa e imaginativa, en realidad se ha pintado cuidadosamente siguiendo las descripciones exactas que se encuentran en el Libro de Éxodo, porque el Señor declaró que Aarón debería usar vestiduras sagradas "para honra y hermosura .. . para consagrarle para que sea mi sacerdote". (Éxodo 28:2-3) Estas revelaciones pusieron gran consideración en cada artículo de vestir, las cuales incluían un pectoral hecho de oro, azul, púrpura y carmesí, con cuatro hileras de piedras preciosas, cada una con el nombre de una de las doce tribus. También había otras dos piedras, una en cada hombrera del efod o prenda superior, las cuales también llevaban los nombres de los hijos de Israel, seis nombres en cada piedra. Estas estaban conectadas al pectoral por dos cordones de oro fino. El Señor intentaba que todas estas cosas se hicieran "de obra primorosa", describiendo lo largo y ancho de las montaduras así como la clase de piedras; por ejemplo: "La segunda hilera, una esmeralda, un zafiro y unn diamante. La tercera hilera, un jacinto, una ágata y una amatista." (Véase Éxodo 28:15, 19) Asimismo, en el pectoral se encontraba, aunque no visible para los observadores, el Urim y Tumin, para que Aarón llevara siempre "el juicio de los hijos de Israel sobre su corazón".

Otras prendas de vestir—el manto, el cinto, la mitra con su inscripción: "Santidad a Jehová" (Éxodo 28:36)—han sido pintadas en detalle, hasta las campanillas de oro y granadas que ribeteaban el brillante manto multicolor.

Gran parte de la representación para estas vestiduras sagradas se recolectó mediante investigaciones en el Museo Hebreo de la ciudad de Nueva York, en donde cuidadosamente han preservado las antiguas tradiciones de los judíos. Los rayos del sol danzan en la fuente bruñida de bronce colocada sobre una base de bronce entre el altar y la puerta del tabernáculo. Los sacerdotes, Aarón, sus hijos y otros de la tribu de Leví se lavan las manos y los pies en ella antes de ministrar en el altar o antes de entrar al santuario del tabernáculo. De acuerdo a las tradiciones de los judíos, esta ceremonia simboliza la santidad que se requiere para servir a Dios en el tabernáculo.

Cuando Moisés estuvo listo para edificar la fuente, la hizo con los espejos de bronce y cobre que usaban las mujeres de Israel y que éstas donaron para ese utensilio sagrado. Al igual que las vestiduras de Aarón, el diseño de la fuente fue tomado de las escrituras y las referencias del Museo Hebreo. La base de la fuente contenía agua para el lavado de pies, mientras que la otra parte se usaba para las manos.

El tabernáculo tenía dos altares: el altar de incienso que estaba colocado en el Lugar Sagrado delante del velo adentro del tabernáculo, y el altar de holocaustos situado a la entrada. El altar de bronce, hecho de madera de acacia cubierta de bronce, estaba adornado con anillos y varillas como se describe claramente en las escrituras. En la enseñanza judía se ha recalcado repetidamente que la situación de este altar exterior era muy importante. Estaba colocado en la entrada del tabernáculo sagrado, enseñando claramente que "el hombre no tiene acceso a Jehová excepto mediante el sacrificio". Estos grandiosos objetos de metal: la fuente y el altar del holocausto, así como el pesado tabernáculo y la pared exterior, los cuales fueron transportados por el desierto día tras día, sólo para ponerlos de pie y quitarlos nuevamente, son poderosas evidencias visuales de la gran fe y disciplina de Israel bajo la firme autoridad de Moisés.

Se espera que la pintura sea un instrumento apropiado para la instrucción de nuestra juventud, un refuerzo para aquellos que conocen el significado de la historia y una palanca que abra la mente y el corazón de todos aquellos que deseen saber más acerca del sacerdocio y el reino de Dios.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres