Blogia
LA VERDAD RESTAURADA

Doctrina de Salvación : El uso del aceite consagrado

Doctrina de Salvación : El uso del aceite consagrado

EL ACEITE DE OLIVA ES UN EMBLEMA DE PUREZA Y PAZ. ¿Por qué se usa el aceite de oliva, en lugar de cualquier otra clase de aceite, al ungir a los enfermos? ¿Cuándo se instituyó esta práctica por primera vez? ¿Mediante qué autoridad fue instituida?

El aceite que se usa en la unción de los enfermos y para otros propósitos santos, incluso la unción en la casa del Señor, debe ser aceite puro, libre de cualquier condición indeseable y elementos impuros. Por esta razón se hace patente que no puede usarse el aceite producido de cuerpos animales. Los aceites más puros vienen de las formas más elevadas de vida vegetal, y entre éstas, el olivo es preeminente.

Desde las épocas más remotas, el olivo ha sido el emblema de paz y de pureza. Los escritores inspirados de todas las épocas, por medio de quienes hemos recibido la palabra del Señor, lo han considerado casi sagrado, más que cualquier otro árbol o forma de vegetación. En las parábolas contenidas en las Escrituras, la casa de Israel, o los pueblos que han hecho convenio con el Señor, han sido comparados al olivo.

Aun en estos días modernos, cuando las cosas andan al revés, nosotros nos referimos a la rama del olivo como el emblema de paz, y usualmente se representa como que la lleva en el pico la paloma de paz.

Cuando el profeta José Smith envió a los miembros en Misurí una copia de la sección 88 de Doctrinas y Convenios, una de las revelaciones más importantes que se han dado al hombre, él dijo: “Os envío la hoja de olivo que hemos cortado del Árbol del Paraíso”

BENDICIONES DEL SACERDOCIO SIN EL USO DEL ACEITE. La misma práctica se instituyó en La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días en el principio y ha continuado hasta ahora, y continuará como ordenanza mientras perduren las condiciones actuales. Ha habido casos, y da pena decirlo, en que los élderes de la Iglesia, debido a la falta de comprensión, se han negado a ungir a los enfermos en situaciones en que no se disponía de aceite. Es el privilegio y deber de los élderes bendecir a los enfermos por la imposición de manos. Si tienen aceite puro de oliva que ha sido consagrado para este propósito, uno de ellos debe usarlo para ungir a los enfermos, y luego, por la imposición de manos deben confirmar la unción. Si no hay aceite disponible, entonces deben bendecir mediante la imposición de manos con el poder del sacerdocio y con la oración de fe, a fin de que la bendición solicitada pueda venir por el poder del Espíritu del Señor. Esto concuerda con el divino plan inaugurado en el principio.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

kilder lopez abrego. -

el buen comentario que pueden oobtener muchos que buscan una respuesta del amar atraves del perdon.bien hecho,DIOS LES BENDIGA.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres