Blogia
LA VERDAD RESTAURADA

PECADOS, CRÍMENES Y EXPIACIÓN.

PECADOS, CRÍMENES Y EXPIACIÓN.

Mis queridos hermanos y hermanas, estoy agradecido por esta oportunidad de hablar a los hombres y mujeres que han sido llamados para enseñar el evangelio de Jesucristo a los jóvenes en nuestras escuelas secundarias, colegios y universidades. La suya es una responsabilidad sagrada. Ustedes son los guardianes de la verdad y los beneficiarios de la confianza de sus estudiantes. Ellos los ven a ustedes como las personas encargadas de llevarles un plan de estudios sagrado. Su tarea es santa y su rendimiento es, por tanto, objeto de grandes expectativas. Sus enseñanzas son, potencialmente, las más importantes que sus estudiantes recibirán. Todos los que hemos sido llamados o asignados como profesores de religión tenemos la seria y sagrada responsabilidad de tratar de ser nosotros mismos y de hacer nuestro desempeño digno del gran mensaje que tenemos. Que Dios nos bendiga al esforzamos por hacerlo!

Después de que Enós clamó al Señor en poderosa oración todo el día y toda la noche, una voz vino a él diciendo: “Enós, tus pecados te son perdonados, y serás bendecido” (Enos 1:5). Sabiendo que Dios no puede mentir, Enós entendió que su culpabilidad fue borrada. Entonces, hace la pregunta que provee el texto de mis observaciones: “Señor, ¿cómo se lleva esto a efecto?” (v. 7).

Se lleva a cabo a causa de la expiación y su fe en el Redentor que ha pagado el precio (ver v. 8). Por una expiación que es milagrosa y va más allá de nuestra comprensión, el sacrificio vicario del Cordero sin mancha que satisface la justicia de Dios. De esta manera, recibimos la misericordia de Dios.

Pero, ¿qué es la justicia? Y ¿que es la misericordia? Y ¿cómo se relacionan entre sí? Estos conceptos son fundamentales para el Evangelio de Jesucristo. Son a veces malentendidos porque se confunden fácilmente al compararlos con los conceptos que entendemos en nuestra mortal preocupación de lo que llamamos la ley penal. De hecho, nuestras ideas sobre la justicia y la misericordia y las leyes de Dios son a veces confusas por lo que sabemos acerca de la justicia penal según lo especificado por las leyes del hombre.

Los jóvenes que ustedes enseñan son susceptibles a estos malentendidos. Por lo tanto, he optado por hablar de la justicia y la misericordia y la expiación, y sobre el arrepentimiento, confesión, y el sufrimiento. Voy a comparar y contrastar cómo se relacionan estas realidades con el contenido y la aplicación de las leyes de Dios y las leyes del hombre. Espero que les ayuden a comprender a sus alumnos estos importantes temas y aplicarlos en sus propias vidas.

 

La Justicia y la Misericordia y la Expiación

 

La justicia tiene muchos significados. Uno es el equilibrio. Un símbolo popular de la justicia es el equilibrio en la balanza. Así, cuando las leyes del hombre han sido violadas, la justicia por lo general requiere que se imponga un castigo, una sanción que permita restaurar el equilibrio.

Generalmente, la gente siente que se ha hecho justicia cuando un delincuente recibe lo que merece cuando el castigo va de acuerdo con el delito cometido. La declaración de creencias de nuestra iglesia señala que “la comisión de crímenes debe castigarse (en virtud de las leyes de los hombres) de acuerdo con la naturaleza de la ofensa;” (D&C 134:8). La preocupación primordial de la ley humana es la justicia.

A diferencia de las cambiantes leyes de los hombres, las leyes de Dios son fijas y permanentes, ” irrevocablemente decretada en el cielo antes de la fundación de este mundo,” (D&C 130:20).

Estas leyes de Dios son también afectadas por la justicia. La idea de que el pago de lo que uno merece es la justicia, es la premisa fundamental de todas las Escrituras que hablan de que los hombres serán juzgados según sus obras. Alma declaró que “es indispensable en la ajusticia de Dios que los hombres sean juzgados según sus cobras;” (Alma 41:3). El Salvador dijo a los nefitas que todos los hombres debían ser levantados ante él “para ser juzgados por sus obras, ya fueren buenas o malas; ” (3 Nefi 27:14). En su carta a los Romanos, Pablo describe “el justo juicio de Dios” en términos de ” apagará a cada uno conforme a sus obras” (Romanos 2:5–6).

De acuerdo con la ley eterna, las consecuencias que se derivan de la justicia de Dios son graves y permanentes. Cuando se rompe un mandamiento, una pena proporcional debe ser impuesta. Esto sucede automáticamente. Las penas previstas por la legislación del hombre sólo siguen la acción del juez, pero en virtud de las leyes de Dios las consecuencias del pecado y las penas son inherentes al acto. “Mas se ha dado una ley, y se ha fijado un castigo,” enseñó el profeta Alma, y “la justicia reclama al ser humano y ejecuta la ley, y la ley impone el castigo;” (Alma 42:22). “Y así vemos” Alma explicó, “que toda la humanidad se hallaba caída, y que estaba en manos de la justicia; sí, la justicia de Dios que los sometía para siempre a estar separados de su presencia” (v. 14). Abinadí enseñó que el Señor mismo “no puede contradecirse a sí mismo; pues no puede negar a la ajusticia cuando ésta reclama lo suyo.” (Mosiah 15:27). Por sí sola, la justicia es inflexible. La justicia de Dios nos hace a cada uno de nosotros responsables de nuestras propias transgresiones y automáticamente impone la sanción. Esta realidad debe impregnar nuestra comprensión, y debe influir en todas nuestras enseñanzas acerca de los mandamientos de Dios y el efecto de nuestras transgresiones.

De acuerdo con la tradición jurídica del hombre, muchos parecen querer la justicia. Es cierto que la justicia es un amigo que nos protegerá de la persecución de los enemigos de la justicia. Pero la justicia también verá que recibamos lo que merecemos, y temo que no es el resultado que esperamos. No puedo lograr mis metas eternas sobre la base de lo que merezco. A pesar de que lo intente con todas mis fuerzas, por eso el Rey Benjamín nos llamó “servidores inútiles ” (véase Mosiah 2:21). Para lograr mis objetivos eternos, necesito más de lo que merezco. Necesito algo más que sólo justicia. DESCARGAR Y SEGUIR LEYENDO

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres