Blogia
LA VERDAD RESTAURADA

La Moda y las Mujeres Jovenes por Élder Jeffrey R. Holland

La Moda y las Mujeres Jovenes por Élder Jeffrey R. Holland

Antes que nada, quiero que estén orgullosas de ser mujeres; quiero que sientan la realidad de lo que eso significa, que sepan quiénes son en verdad. Son literalmente “hijas[s] espiritual[es] de padres celestiales [con] una naturaleza y un destino divinos”1. Esa incomparable verdad debe estar profundamente arraigada en sus almas y ser algo básico para toda decisión que tomen al hacerse mujeres maduras. Jamás podría haber mayor evidencia de su dignidad, de su valía, de sus privilegios y de su promesa. Nuestro Padre Celestial sabe cómo se llaman ustedes y conoce sus circunstancias; Él oye sus oraciones; Él conoce sus esperanzas y sueños, incluso sus temores y sus frustraciones. Y Él sabe lo que ustedes pueden llegar a ser por medio de su fe en Él.

Debido a este patrimonio divino, ustedes, junto con todas sus hermanas y todos sus hermanos espirituales, tienen plena igualdad ante Su vista, y por medio de la obediencia se les da poder para llegar a ser herederos legítimos en Su reino eterno, “herederos de Dios y coherederos con Cristo”2. Procuren comprender la importancia de esas doctrinas. Todo lo que Cristo enseñó lo enseñó tanto a las mujeres como a los hombres. De hecho, a la luz restaurada de ese Evangelio de Jesucristo la mujer, incluida la mujer joven, ocupa la dignidad propia de su naturaleza en el divino diseño del Creador.

Ustedes son, como lo parafraseó el élder James E. Talmage, “una investidura santificada que nadie se atreverá a profanar”3.

Sean mujeres de Cristo; atesoren su valioso lugar a la vista de Dios; Él las necesita; esta Iglesia las necesita; el mundo las necesita. La tenaz confianza que la mujer tiene en Dios y la inquebrantable devoción a las cosas del Espíritu han sido siempre un ancla cuando el viento y las olas de la vida han sido de lo más intensos4. Les digo a ustedes lo que el profeta José Smith dijo hace más de 150 años: “Si cumplís con estos privilegios, no se podrá impedir que os relacionéis con los ángeles”5.

Todo lo que he dicho es con la intención de decirles lo que nuestro Padre Celestial siente por ustedes y lo que Él ha planeado que lleguen a ser. Y si en algún momento una de ustedes no comprende los designios que Dios tiene para ella o se empeña en vivir por debajo de sus posibilidades, entonces le expresamos un amor aún más grande y le suplicamos que haga de sus años de la adolescencia un triunfo y no una tragedia. Los padres y las madres, los profetas y los apóstoles no tienen otra intención que no sea la de bendecirlas y evitarles todo posible sufrimiento que les podamos evitar.

Por el mismo estilo, quisiera tratar un asunto aún más delicado. Les suplico, jovencitas, que por favor se acepten más a ustedes mismas, incluso la forma y la contextura de su cuerpo, con menos deseos de parecerse a alguna otra persona. Todos somos diferentes; algunos son altos y otros bajos; algunos son gruesos y otros delgados, y casi todos, en algún momento, quieren ser lo que no son. Pero como dijo un asesor de jovencitas: “No pueden vivir preocupándose de que otras personas se queden mirándolas. Si permiten que la opinión de otras personas las ponga incómodas, ustedes mismas estarán desechando su propio poder… La clave para sentirse seguras es escuchar siempre al fuero interno, a su [verdadero] yo”12. Y en el reino de Dios, su verdadero yo “más precio[so] es que las piedras preciosas”12.

Toda jovencita es una hija de Dios con un gran potencial, y toda mujer adulta es una poderosa fuerza para el bien. Menciono a las mujeres adultas porque ustedes, hermanas, son nuestros más grandes ejemplos y recursos para estas jovencitas. Y si están obsesionadas por vestir las tallas más pequeñas, no les deberá sorprender que su hija o la joven Abejita de su clase hagan lo mismo y que se perjudiquen la salud para tratar de lograrlo. Todos debemos estar en el mejor estado físico posible: una buena doctrina de la Palabra de Sabiduría. Eso significa comer debidamente, hacer ejercicio y ayudar a nuestro cuerpo a funcionar a su capacidad ideal. Tal vez todos podríamos mejorar en ese aspecto, pero aquí me refiero a la salud ideal y no a la talla universal ideal.

Con toda franqueza, el mundo ha sido muy cruel con ustedes en cuanto a esto; constantemente se ven expuestas a los mensajes que se dan en las películas, en la televisión, en las revistas de modas y en los anuncios de que el aspecto personal es lo más importante. El argumento es éste: “Si su aspecto es lo suficientemente bueno, tendrán una vida fascinante y serán felices y famosas”. Esa clase de presión es enorme en los años de la adolescencia, y ni qué decirlo más tarde en la vida. En demasiados casos, es mucho lo que se le hace al cuerpo humano para alcanzar esa clase de norma imaginaria, y hasta podría decirse superficial. Como se dice que dijo recientemente una actriz de Hollywood: “[Nos hemos] obsesionado con la belleza y [la] fuente de la juventud y… [me]…. entristece la forma en que las mujeres se mutilan… en busca de eso. Veo a mujeres [incluidas las mujeres jóvenes]… que se estiran esto o que se recortan lo otro. [Es] como una cuesta resbaladiza [de la que no se puede salir]. [Es]… una locura… lo que la sociedad le hace a la mujer”12.

La atención excesiva al yo personal y el énfasis en el físico es más que demencia social; es espiritualmente destructivo y es responsable de gran parte de la desdicha con que las mujeres, entre ellas las jovencitas, se enfrentan en el mundo de hoy. Y si los adultos se preocupan de la apariencia —de hacerse estirar la piel, de recortarla o de hacerse implantar objetos en el cuerpo, o de hacerse modificar todo a lo que se le pueda dar nueva forma— esas preocupaciones y angustias seguramente tendrán un efecto en los hijos. Al llegar a cierto punto, el problema se convierte en lo que el Libro de Mormón llamó “vanas ilusiones”.11 Y en la sociedad secular, tanto la vanidad como las ilusiones llevan rienda suelta. Uno necesitaría un grande y espacioso estuche de cosméticos para competir con la belleza según la representan por todas partes los medios de difusión. Sin embargo, al final del día, aún estarán aquellos “en actitud de estar burlándose y señalando con el dedo” como vio Lehi,12 porque no importa lo que uno se esfuerce en el mundo del glamour y de la moda, nunca será suficientemente glamoroso.

Una mujer, que no era de nuestra fe, escribió en una ocasión que, durante los años que tenía de trabajar con mujeres bellas, había visto que todas ellas tenían varias cosas en común, y ninguna de esas cosas se relacionaba con tallas ni aspectos. Comentó que las mujeres más bellas que había conocido tenían un brillo saludable, una cálida personalidad, un amor por adquirir conocimiento, estabilidad de carácter e integridad. Si a ello le agregamos el dulce y tierno Espíritu del Señor que portan esas mujeres, eso entonces describe la belleza de las mujeres de cualquier edad o época, y cada uno de los elementos de ese encanto se recalca y se logra por medio de las bendiciones del Evangelio de Jesucristo.

Y para terminar. Últimamente se ha hablado mucho en el mundo del espectáculo en cuanto a la popularidad de los “programas de realismo”. No estoy seguro de qué se tratan, pero desde el fondo de mi corazón comparto esta realidad del Evangelio con la bella generación de jovencitas que van madurando en esta Iglesia.

La solemne afirmación que les dejo es que el Padre y el Hijo en verdad se aparecieron al profeta José Smith, siendo él un jovencito llamado por Dios del grupo de la misma edad que ustedes. Testifico que estos Seres Divinos le hablaron, que él oyó Sus voces eternas y que vio Sus cuerpos glorificados13. Esa experiencia fue tan real en su propio entorno como lo fue la del apóstol Tomás cuando el Salvador le dijo: “Pon aquí tu dedo, y mira mis manos; y acerca tu mano, y métela en mi costado… no seas incrédulo, sino creyente”14.

A mi nieta y a toda otra persona joven de esta Iglesia expreso mi testimonio personal de que Dios es en realidad nuestro Padre y que Jesucristo es en realidad Su Unigénito en la carne, el Salvador y Redentor del mundo. Testifico que ésta es en realidad la Iglesia y el reino de Dios en la tierra, que profetas verdaderos han dirigido a este pueblo en el pasado y que un profeta verdadero, el presidente Gordon B. Hinckley, lo dirige hoy día. Sepan del amor interminable que los líderes de la Iglesia tienen por ustedes, y ruego que las realidades eternas del Evangelio de Jesucristo las eleven por encima de las preocupaciones temporales y de las ansiedades de la adolescencia.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

3 comentarios

Hermana P -

Muchisimas gracias por este mensaje tan hermoso... Tras leerlo, puedo decir sin duda alguna que siento el espíritu con una fuerza...
Y eso es algo que desde hacía algun tiempo me costaba sentir...
¡Mil gracias de nuevo! Que el Señor os bendiga y que su amor os llene de alegría y felicidad en vuestras vidas.
¡¡Que maravilla es estar en la iglésia verdadera de Jesucristo!!

ELAINE -

es muy especial para mi estas palabras del elder holland me Hace recordar cuanto valgo ANTE LOS OJOS DE NUESTRO PADRE CELESTIAL...AGRADESCO POR SER SU HIJA

yuleiny -

Como siempre el elder holland con mensajes que elevan... es especial que un siervo de dios recalque lo especial que somos para el padre jesus y aun para el mundo..!
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres