Blogia
LA VERDAD RESTAURADA

" Y vivieron felices para siempre"

" Y vivieron felices para siempre"

Al  leer o escuchar la frase del título, a veces pensamos y nos preguntamos si realmente es posible que la relación matrimonial sobreviva al paso del tiempo.
Algunas ideas escuchadas en matrimonios felices (y no estamos hablando de parejas ideales que son “perfectas”) pueden ayudarnos a ver en dónde estamos y qué podemos mejorar. 

Descubran que cosas pueden hacer para hacer feliz al otro

Como en ningún otro lugar la regla de oro es la base para saber qué hacer a fin de que nuestra relación prospere: “todas las cosas que queráis que haga [vuestro cónyuge] con vosotros, así también haced vosotros con [él o ella] “. (Mateo7:12)
A veces las personas proyectan en los demás sus propios sentimientos y tienen la tendencia a escucharle basando la interpretación de lo oído en sus propias experiencias.
Es decir, que pensamos que sabemos lo que nuestro compañero quiere. Pero sabiendo que cada individuo es diferente, se entiende que lo que hace a uno feliz no necesariamente le debe gustar al otro.

Si se toma el tiempo para buscar lo que realmente necesita su cónyuge y lo hace para que se sienta bien, la relación florecerá.

 

Compartan juntos las tareas del hogar

Parafraseando la famosa frase, podemos decir: “la pareja que trabaja unida, permanece unida”. Ambos, hombre y mujer, necesitan sentir que el “yugo” está equilibrado. Deben descubrir que ese equilibrio los ayudará a prevenir los resentimientos que surgen cuando por circunstancias particulares, uno de los dos haga más por la familia y el matrimonio que el otro.
Necesitan tener en claro qué se espera de cada uno de ellos en las obligaciones familiares. Deben ser explícitos y sinceros al discutir las mismas y deben respetar sus lugares.

 

Sean respetuosos y cuidadosos al resolver los conflictos de la pareja .La personas demuestran de maneras muy diversas sus sentimientos en medio de un conflicto. Un matrimonio debe aprender a controlar sus emociones para no creer que se deba tener la razón en todo y ser el triunfador en la batalla. A veces es necesario que la situación se “enfríe” para darse el tiempo de pensar, reflexionar y luego juntos hablar del tema. Ambos deben decidir que nunca darán lugar a una pelea que pueda herir los sentimientos del otro. Pero siempre deben resolver los conflictos.Descargar Articulo completo

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres