Libro "Adán el Hombre" de Larry E. Dahl

20090126020907-adan-el-hombre.jpg

Adán: La Perspectiva de los Santos de los Últimos Días 

Hace aproximadamente veinte años, leí un libro escrito por un notorio psicoanalista que trataba en profundidad el episodio del Edén: En el primer capítulo, el autor detallaba la historia del Génesis, y particularmente se centraba en la tentación de Adán y Eva por parte de la serpiente. "¿Conque Dios os ha dicho:", preguntó la serpiente,"No comáis de todo árbol del huerto? Y la mujer respondio a la serpiente: Del fruto de los árboles del huerto podemos comer; pero del fruto dél árbol que está en medio del huerto dijo Dios: No comeréis de él, ni le tocaréis, para que no muráis. Entonces la serpiente dijo a la mujer: No moriréis; sino que sabe Dios que el día que comáis de él, serán abiertos vuestros ojos, y seréis como Dios, sabiendo el bien y el mal." (Génesis 3:1- 5). El ilustrado escritor dedicó el resto del libro a tratar el la decisión de Adán y Eva de probar el fruto prohibido, como los pasos iniciales y la representación simbólica de la pasión extrema de la humanidad por el poder y el dominio. Imaginen - dice el autor - al hombre buscando saber y ser semejante a Dios. En realidad, ¡la sola idea de ello es impensable y blasfema! Unos años más tarde, me encontraba conduciendo mi automóvil por el campo, escuchando la radio mientras viajaba. Disfruto especialmente al escuchar los canales religiosos para comprender con mayor profundidad la perspectiva de  nuestros amigos protestantes y católicos. En un canal, el conductor de un programa de gran popularidad atendía llamados de la audiencia que solicitaba información sobre cuestiones religiosas. Un oyente le preguntó: "Reverendo, ¿por qué motivo Adán y Eva tomaron el fruto del árbol de la ciencia del bien y del mal?" La respuesta del Ministro fue sencilla: "No lo se", dijo. "¡Es un hecho tonto por demás! Porque, si dán y Eva no hubieran sido tan egoístas, no hubieran tenido tanta ansia de poder, ¡ahora nosotros podríamos estar en el Paraíso!" En ese omento, la respuesta me causó gracia. A partir de entonces he vuelto a pensar repetidas veces en esa pregunta y esto me ha hecho onsiderar con mayor seriedad y compasión el mundo cristiano, que desesperadamente busca lo que nosotros, como Santos de los Ultimos Días, podemos ofrecer. Gran parte de lo que tenemos para ofrecer nos llegó a través del Profeta José Smit.h. En el Libro de Mormón odemos leer: "Y dijo el rey [el Rey Limhi] que un vidente es mayor que un profeta. Y Ammon dijo que un vidente es también revelador y profeta; y que no hay mayor don que un hombre pueda tener, a menos que posea el poder de Dios, que nadie puede tener; sin embargo, el hombre puede recibir gran poder de Dios. Mas un vidente puede saber de cosas que han pasado y también de cosas futuras; y par este medio todas las cosas le serán reveladas, o mejor dicho, las cosas secretas serán manifestadas, y las cosas ocultas saldrán a luz." (Mosíah 8:15-17; agregado de letra cursiva). Hasta cierto punto, podría decirse que José Smith el Vidente, habiendo sido instruido y guiado por el Señor, reveló tanto elementos de épocas y dispensaciones pasadas, como lo hizo respecto a nuestro tiempo y al futuro. Consideremos lo que ahora sabemos, gracias al ministerio del Profeta, sobre Enoch y Noé y Melquisedec; sobre Abraham, José y Moisés: verdades reciosas y conocimientos sagrados de la revelación moderna respecto de algunos de los más importantes de los antiguos nobles y grandes.

¿Y sobre Adán? A través del vidente moderno, es decir, de José Smith, aprendemos que Adán fue el primer cristiano de la tierra. A el se le predicó por primera vez el evangelio. A el y a su posteridad le llegaron la doctrina y la proclamación, el mandamiento de que debemos hacer todo lo que hacemos en nombre del Hijo, y de que debemos arrepentirnos e invocar a Dios en el nombre del Hijo para siempre jamás (Moisés 5:8). Adán: su mismo nombre significa hombre o humanidad. Adán: su verdadero título implica el primero de todos los hombres, que significa muchos (Moisés 1:34). De hecho, según las palabras del Presidente Brigham Young: "El nombre que se le dio a Adán es anterior a él."

En este libro podremos encontrar el verdadero papel cumplido por Adän y Eva en el plan de salvación, que puedan disfrutarlo .

Descargar

21/01/2009 00:58. Escrito por administrador Ir al articulo. Libros

Comentarios > Ir a formulario


¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.