Blogia
LA VERDAD RESTAURADA

Meditemos las Escrituras

Meditemos las Escrituras

Algunas personas aman las escrituras. En la antigüedad Nefi escribió: "Mi alma se deleita en las escrituras" (2 Nefi 4:15). En nuestros días el Élder Jeffrey R. Holland, del Consejo de los Doce, escribió: "Ciertamente los mejores de entre 'los mejores libros' son las escrituras." Y el Presidente Gordon B. Hinckley escribió: "Estoy agradecido por el énfasis para leer las escrituras. Espero que para ustedes llegue a ser algo más agradable que un deber; más bien, que se convierta en un romance con la palabra de Dios. Les prometo que cuando las lean sus mentes se iluminarán y sus espíritus se elevarán. Al principio podrá parecer tedioso, pero se convertirá en una maravillosa experiencia con los pensamientos y palabras de asuntos divinos." Otras personas son menos entusiastas. Un maestro en funciones de la Escuela Dominical, con una Maestría, preguntó en un momento sincero: "¿Por qué las escrituras no fueron mejor escritas? Son tan difíciles de entender." Una líder de estaca previno a sus maestras: "Tendrán que usar las escrituras en algunas de las lecciones del manual. No hay otra opción." Un discursante en la reunión sacramental, aparentemente preocupado por poner a la gente a dormir, se disculpó por leer un versículo de las escrituras. Un discursante en una reunión general del sacerdocio empezó a leer un largo pasaje de El Libro de Mormón, y un bostezo se esparció contagiosamente por el tabernáculo. Un padre devoto se pregunta: "¿Por qué debo leer las escrituras si vivo y enseño principios del evangelio?" Un obispo, en su desesperación, urgió a sus miembros a que por lo menos cargaran con El Libro de Mormón una vez al día a ver si tal vez lo hallaran abierto y se encontraran a sí mismos leyéndolo.¿Por qué muchos miembros activos de la iglesia no aman las escrituras? Creemos que es porque no han aprendido a meditarlas. Meditar, de acuerdo con el diccionario Webster, significa "sopesar en la mente; pensar o considerar de manera especial, de forma tranquila, sobria y profunda." Luego de un extenso discurso, el Salvador dijo a los Nefitas que necesitaban tiempo para meditar y orar acerca de lo que él estaba diciendo: "percibo que sois débiles, que no podeís comprender todas las palabras que el Padre me ha mandado que os diga en esta ocasión. Por tanto, id a vuestras casas y meditad en las cosas que os he dicho, y pedid al Padre en mi nombre para que podaís entender" (3 Nefi 17:2-3). Él ha repetido este consejo en nuestro tiempo: "Mis amigos, os dejo estas palabras para que las mediteis en vuestro corazón, junto con este mandamiento que os doy, de llamarme mientras estoy cerca. Allegaos a mí y yo me allegaré a vosotros; buscadme diligentemente y me hallareis; pedid y recibireis; llamad y se os abrirá" (D&C 88:62-63). De manera que si no comprendemos ni apreciamos las escrituras el consejo del Señor es meditar y orar en cuanto a ellas. Más específicamente, primero debemos meditar y luego orar. Como dice el Señor: "Debes estudiarlo en tu mente, entonces has de preguntarme si está bien" (D&C 9:8).El consejo del Señor es bueno, pero muchos de nosotros tenemos nuestras razones para no seguirlo. Por una parte, la mayoría de nosotros no está acostumbrado a meditar: "Difícilmente he leído algo con detenimiento. Me parece demasiado trabajo." Muchos de nosotros sentimos que no tenemos tiempo: "Tengo tanto que hacer que no puedo estar sentado pensando en el significado de una escritura." Muchos otros no confiamos en nuestra capacidad para indagar profundamente: "Empezaré haciendo preguntas tontas y me sentiré como un bobo. Inclusive puedo comenzar a hacer preguntas insólitas que me confundirán y harán que parezca que las escrituras no las apoyan, entonces comenzaré a perder mi testimonio y me convertiré en hereje." Otros todavía no hemos percibido lo que podemos aprender de las escrituras: "Realmente no sé como el Señor permitió que esto ocurriera, pero usualmente las escrituras son aburridas - la misma cosa una y otra vez - o bien son obscuras. Tal vez el Señor puso las partes aburridas para quienes hay que repetirles las cosas varias veces, y las partes desconcertantes para los estudiosos que les gusta ese tipo de cosas." Cualquiera que sea la razón, el resultado de no considerar las escrituras con reflexión y oración cuando las leemos siempre será el mismo: no nos deleitaremos en ellas.Podemos preguntarnos por qué las escrituras deben meditarse para poder entenderlas y apreciarlas. Después de todo, no necesitamos meditar los periódicos o revistas. Las entendemos en la primera lectura. ¿Qué es lo que hace diferente a las escrituras?Una analogía nos puede ayudar. Las escrituras son como una sinfonía. El problema con la sinfonía, si es que se le puede llamar problema, es que hay tanto que se interpreta al mismo tiempo que un oyente inexperto se siente desconcertado, no sabiendo que tiene que oír, o como ponerle sentido a todo. Pero el amante de la música sabe lo que tiene que hacer. Él selecciona la composición interpretada por las cuerdas, la compara con la variación que hacen de la misma los oboes, y escucha si el compositor está alegre, reflexivo o gozoso. A diferencia del novato, él oye y siente los efectos de los detalles que dan a la sinfonía, en toda su complejidad, su poder e impacto.La habilidad para percibir e interpretar los detalles típicamente distingue a un experto de un aficionado. Cuando una arquitecto observa una catedral, un puente, o una casa, ella ve más de lo que la mayoría de nosotros ve, y no es porque tenga una mejor vista. Lo que ella ve está allí para todos los que observan, pero ella sabe que buscar. Lo mismo con la persona que aprecia las artes visuales. Tal persona ve una pintura de manera diferente a un novato. Sus ojos se mueven de manera diferente, deteniéndose en los diferentes rasgos, conectado diferentes puntos, siguiendo la pista a los de otra manera inadvertidos patrones.Cuando la mayoría de nosotros habla, nos contentamos con captar la esencia del mensaje, pero una persona de discernimiento presta atención al tono de voz, a las expresiones del rostro del orador, a la elección de las palabras, y ve dentro del alma de la persona. Hugh Nibley escribió en cuanto a Brigham Young:Una gran silla de cuero negro ocupaba un lugar en la oficina de Brigham Young en la Casa del León; esta miraba hacia la ventana de la pared opuesta y al escritorio del presidente en medio del cuarto. Los visitantes que por primera vez entraban a la oficina se encontraban de cara con la fuerte luz del día y los calmos ojos azules del Hermano Brigham, quien se sentaba en su escritorio dando la espalda a la ventana, aguardando tranquilamente a que su invitado dijese algo. Después de todo el hombre lo había ido a ver, y simplemente era correcto dejarle exponer su asunto. El Presidente Young, de acuerdo con lo que contó el Abuelo [Charles W. Nibley], nunca diría algo durante los primeros tres minutos, y al terminar esos tres minutos él sabía exactamente la clase de hombre con el que estaba tratando, y la naturaleza - ambiciosa, benigna, o siniestra - de su asunto. "¡Y él nunca (aquí el Abuelo golpeó el brazo de su silla) tuvo que cambiar de opinión!" Sus técnicas de psicoanálisis, cuero negro y todo, fueron bastante apropiadas. Brigham Young acostumbraba decir que ningún hombre, si se le permitía hablar, podía evitar el revelar su verdadero carácter. Sin embargo, el verdadero carácter de una persona se revela únicamente al escucha observador y meditativo. Al igual que la música sinfónica, las catedrales, las pinturas, y el habla, las escrituras son ricas en detalles para meditar. Y es precisamente la riqueza de las escrituras, la intrincada trama de verdades que contienen, lo que las hacen perdurables, y es lo que nos hace desear volver a meditarlas una y otra vez. Ellas no son como los libros o canciones más populares cuyo contenido total se agota en una lectura u oída rápida. Su equivalente culinario es una comida gourmet, compleja en sabor, rica en nutrientes, no la comida rápida a la que la mayoría de nosotros estamos acostumbrados. Las escrituras son para deleitarnos en ellas una y otra vez. ¿Qué hacemos entonces cuando hallamos obstáculos en vez de ayudas al leer las escrituras? Meditamos. Si leemos un versículo que nos deja perplejos o aburridos no lo hacemos a un lado ni nos forzamos a pasarlo. Nos detenemos, ahondamos, sopesamos, relacionamos, y descubrimos nuevos significados. Si no estamos aprendiendo suficiente, nos preguntamos que hemos obviado. Si hay una repetición, buscamos las razones de esa repetición. Si parece que no hay conexión entre dos versículos, tratamos de descubrir como ambos se relacionan. Y si estamos enseñando una clase y no obtenemos alguna reacción a cierto pasaje de las escrituras no pasamos a un nuevo material. Observamos los detalles del pasaje conjuntamente con la clase hasta que surja nueva luz. Después de todo son las escrituras las que estamos leyendo, los mejores entre los mejores libros, y somos los Santos del Señor; y él nos ha prometido que podemos entender y amar sus palabras. En nuestro propio estudio de las escrituras hemos encontrado que el hacernos ciertas preguntas nos ayuda a descubrir y entender importantes detalles sobre un pasaje; estas preguntas nos ayudan a meditar. Creemos que para ser fieles lectores de las escrituras necesitamos estar llenos de preguntas, así como un niño de cuatro años está ansioso por entender y creer en las palabras de sus padres. En el resto de este artículo listaremos ciertos tipos de preguntas y mostraremos como el hacérnoslas y el tratar de responderlas nos ayuda a meditar en las escrituras. Obtendrá mejores resultados si trata de responder nuestras preguntas antes de leer nuestras respuestas. De esta manera, en vez de meramente aprender más en cuanto a lo que nosotros pensamos cuando estamos meditando, usted aprenderá que pensar cuando medita. Recuerde, los comentarios que hacemos son simplemente nuestra respuesta a las escrituras, dados nuestro entendimiento, experiencia, y estudio. No son doctrinalmente o de otra forma definitivos en ninguna manera. Usted podrá ver cosas que nosotros hemos obviado. Su respuesta a como medita es lo importante. Recuerde también que sus puntos de vista pueden cambiar y aumentar cuando usted vuelve a leer un pasaje de escritura. No importa lo que vea ahora, bien podrá ver más en otra oportunidad. Marco
José Smith enseñó lo que él llamó una clave por la cual él comprendía las escrituras. Él dijo: "Me pregunto ¿Cuál fue la pregunta que ocasionó la respuesta?" En otras palabras, se preguntaba en cuanto a la situación que originó el pasaje. Este es el Marco. El marco de un pasaje puede incluir la geografía de un área, la historia y las costumbres de las personas, o el comportamiento anterior de los individuos involucrados. Frecuentemente los aspectos importantes del marco se hallan en las escrituras mismas, aunque podemos necesitar buscar información relevante. A menudo, es útil consultar los mapas y el Diccionario Bíblico que está en el reverso de la edición SUD de la Biblia. También son útiles otros libros históricos y de referencias. Por supuesto que para saber que circunstancias son relevantes necesitamos comprender el pasaje en sí. Los dos obran interactivamente: cuanto más entendemos el pasaje más sabemos que es relevante en el marco; y cuanto más sabemos del marco entendemos más cabalmente el pasaje. Aquí hay algunos ejemplos de preguntas en cuanto al marco.
Nefi escribió un pasaje poético similar a los salmos de David (vea 2 Nefi 4:17-35). Algunos intelectuales SUD lo llaman el Salmo de Nefi. Nefi empieza: "¡Oh miserable hombre que soy! Sí, mi corazón se entristece a causa de mi carne, y mi alma se aflige a causa de mis iniquidades." Pregunta: ¿Por qué está Nefi tan perturbado? Aquí está lo que hemos hallado: antes de que Nefi escribiera este Salmo Lehi murió y los hermanos mayores se enojan con Nefi cuando él trata de aconsejarles. Justo antes que el salmo se escribiese la familia se divide. Nefi debe haber deseado mantener a la familia unida, porque él había visto en visión lo que significaría la separación: guerras y contiendas, y finalmente la aniquilación de su pueblo (véase 1 Nefi 12:1-3, 19). Pero sin Lehi cerca, el tratar de mantener a la familia unida debe haber sido más frustrante que nunca. Este pasaje revela que Nefi está molesto y deprimido a causa de la situación en la que se encuentra, lo que debe ser el motivo por el que se llama a sí mismo "miserable". Pero antes de que termine el salmo Nefi se vuelve al Señor y encuentra la paz y el valor que le permite dejar a sus hermanos. La historia de David y Betsabé marca una terrible transición en la vida de David (véase 2 Samuel 11-12). ¿Qué llevó a David a caer? (Pista: vea el versículo 1 del capítulo 11.) El versículo 1 dice "Y aconteció al año siguiente, en el tiempo (del año) en el que los reyes salen a la guerra, que David envió a Joab, y con él a sus siervos, y a todo Israel; y destruyeron a los Amonitas, y sitiaron Rabá. Pero David se quedó en Jerusalén." Así que en vez de guiar a sus ejércitos a la batalla, como era apropiado para un rey en esa época del año, David permaneció en Jerusalén. El escritor parece usar mucho tacto al decir que la irresponsabilidad del Rey David como comandante de sus ejércitos, y tal vez su amor por una vida de lujos en la capital fueron, en parte, la causa de su comportamiento inmoral. Podríamos haber perdido esta conexión entre la irresponsabilidad y la inmoralidad si no nos hubiésemos detenido para preguntarnos en cuanto al marco. Significado de Palabras y Frases.
Los diccionarios, las concordancias, y otras traducciones de la Biblia pueden ayudarnos a entender el significado de palabras y frases poco familiares en las escrituras. Aquí algunos ejemplos:
¿Cuál es el significado de la frase "en el momento oportuno" en el pasaje que dice "Reprendiendo en el momento oportuno con severidad, cuando lo induzca el Espíritu Santo" (D&C 121:43)? Para esta pregunta el mejor libro de referencia es un diccionario. En inglés la palabra que se traduce "en el momento oportuno" es "betimes". Según el Diccionario Webster de 1828 (Un diccionario norteamericano de la época de José Smith), "betimes" no significa "en algún momento" como alguien podría pensar; este significa "oportunamente; en el momento preciso; antes de que sea tarde." De manera que si dejamos que el mal comportamiento de nuestros hijos se apile sin corrección y luego explotamos, estamos obrando mal; hemos esperado demasiado. Salomón escribió con el mismo espíritu: "El que lo ama [a su hijo] con desde temprano lo corrige" (Proverbios 13:24).Mateo, al describir el bautismo de Jesús, escribió: "Y Jesús, después que (él) fue bautizado, subió luego del agua, y he aquí, los cielos le fueron abiertos, y (él) vio al Espíritu de Dios que descendía como paloma, y venía sobre él" (Mateo 3:16). ¿Los pronombres (él), le, (él), y él se refieren a Juan o a Jesús? (Pista: Vea Juan 1:32-34 - una referencia que hallamos en la concordancia al buscar la palabra paloma.) El relato de Juan aclara el de Mateo. El primero y él último de los pronombres se refieren a Jesús, quien fue bautizado y sobre quien descendió el Espíritu, mientras que los dos intermedios se refieren a Juan, quien presenció los cielos abiertos y al Espíritu descender sobre Cristo.En Doctrina y Convenios el Señor dice: "Y cuando llegue el tiempo de los Gentiles resplandecerá una luz entre los que se asientan en tinieblas, y será la plenitud de mi evangelio; pero no lo reciben, porque no perciben la luz, y apartan de mí su corazón a causa de los preceptos de los hombres. Y en esa generación serán cumplidos los tiempos de los gentiles" (D&C 45:28-30). ¿Quiénes son los Gentiles? ¿Qué son los tiempos de los Gentiles? ¿Y qué quiere decir que se cumplirán los tiempos de los Gentiles? En el uso común de la palabra en la Biblia un gentil es una persona que no es de la fe o de la nación judía. La concordancia de la Biblia nos dice que las palabras Hebrea y Griega de las cuales se traduce el término gentil significa gente extranjera. Los recopiladores de la versión del Rey Santiago tradujeron las palabras Griega y Hebrea en diferentes lugares como "gentil", "pagano", "nación", y "pueblo". Pero en las escrituras modernas las gentes a las que se refieren como gentiles son los miembros de las iglesias apóstatas Cristianas, quienes creen en el Dios de la Biblia pero que no comprenden correctamente el evangelio, pues su entendimiento está corrupto debido a filosofías paganas (vea 3 Nefi 21:14-23; D&C 90:6-10). Los gentiles que Nefi vio en visión eran gente de tez blanca quienes habían recibido y corrupto la Biblia, y se habían establecido en el Nuevo Mundo (vea 1 Nefi 13). Esta descripción encaja con las naciones Cristianas de Europa. Orson Pratt se refirió a las "naciones y reinos de los Gentiles" como "las naciones de la Cristiandad." Es interesante notar que estas naciones son herederas de la civilización Greco-Romana en lo político, lo cultural, y tal vez, en parte, en lo biológico: la civilización gentil a la que se llevó el evangelio luego de que los Judíos rechazaron a Cristo.La frase "el tiempo de los Gentiles" aparece solo en esta sección de Doctrina y Convenios y en Lucas 21:24, en donde Jesús dice: "Jerusalén será hollada por los Gentiles, hasta que los tiempos de los Gentiles se cumplan." Nefi nos da el trasfondo por el cual podemos entender esta frase, aunque él mismo no la usa: "Y después que él [el Salvador] se haya manifestado a los Judíos y también a los Gentiles, entonces se manifestará a los Gentiles y después a los Judíos, y los últimos serán los primeros, y los primeros serán los últimos" (1 Nefi 13:42). Así que parece ser que el tiempo de los Gentiles es el período en los últimos días cuando el evangelio en su plenitud sea tomado de entre los Gentiles. Este período empieza con la restauración (vea D&C 45:28) y termina cuando los Gentiles rechazan el evangelio.La frase "plenitud de los Gentiles" aparece en Romanos 11:25; y el verbo griego del cual se traduce, cuando se aplica a un período o tarea, significa "terminar". Entonces decir "los tiempos de los gentiles se cumplirán" significa que terminarán. Cuando se acaben, la plenitud del evangelio será tomada de los gentiles y volverá a la casa de Israel (vea 3 Nefi 16:10-11).El pasaje previo dice: "Y vivirán hombres en esa generación que no morirán hasta que vean una plaga arrasadora, porque una enfermedad desoladora cubrirá la tierra" (D&C 45:31). ¿Qué es una plaga? De acuerdo con el Diccionario Webster de 1828 la palabra plaga significa "un azote; un látigo hecho de una correa o de cuerda; un instrumento de castigo o disciplina," y "Persona o cosa que gravemente aflige, hostiga o destruye; particularmente cualquier mal o calamidad continuos." La plaga particular a la que se hace mención aquí es una enfermedad desoladora que vendrá en la generación en la que los Gentiles rechacen el Evangelio. No podemos leer esto en nuestra generación sin pensar en la guerra biológica. La plaga puede ser el motivo por el que se haga salir a los misioneros de las naciones gentiles, tal como en tiempos pasados ocurrió temporalmente al sacarlos de países en guerra.Actitud del Orador
Cuando alguien habla o escribe por un lapso de tiempo hace manifiesta su actitud hacia el tema, sus escuchas, y a sí mismo. El aprender a discernir la actitud en las escrituras puede ayudarnos a discernir esta en nuestras interacciones con otros.
¿Cuál es la actitud de Sherem cuando le dice a Jacob: "Hermano Jacob, mucho he buscado la oportunidad para hablar contigo" (Jacob 7:6)? Parece ser que él enfatiza su propia amabilidad al "hermano Jacob", a quien considera un blasfemo (vea Jacob 7:7), y su propia diligencia para descarriarle. Sherem parece considerarse muy importante. Jacob nos dice que él usaba "mucha lisonja, y mucha elocuencia, según el poder del diablo" (Jacob 7:4).¿Cuál es la actitud de Pilato hacia Cristo y la verdad cuando le dice a Jesús: "¿Qué es la verdad?" (Juan 18:38) No creemos que Pilato sea sincero al preguntar sobre la verdad. Parece ser cínico con cualquiera, incluido el Cristo, como para saber la verdad. ¿Cuál es la actitud del Señor cuando dice en cuanto a los enemigos de los Santos: "Dejadlos que propongan sus fuertes razonamientos en contra del Señor" (D&C 71:8)? ¿Realmente cree él que ellos tienen fuertes razonamientos en su contra? Nos parece que el Señor aquí esta siendo irónico. Cuando aparentemente reconoce que ellos tienen "fuertes razonamientos", en realidad está diciendo cuan vano es argumentar contra él.Comparaciones con las Escrituras
El comparar cosas es el sello de la meditación. Se pueden comparar muchas cosas en las escrituras: individuos, actitudes, eventos, reacciones, temas. En las escrituras frecuentemente dos cosas similares de alguna manera, pero diferentes en otra son colocadas lado a lado para que podamos compararlas. Por ejemplo, las reacciones de María y Zacarías a mensajes similares del ángel Gabriel. Las escrituras también contienen relatos paralelos de eventos y mensajes, por ejemplo, los cuatro evangelios, los múltiples relatos de la creación, los capítulos de Isaías en la Biblia y en El Libro de Mormón; todos ellos nos invitan a comparar. También podemos comparar eventos o individuos en las escrituras con aquellos que nos son familiares fuera de ellas. Nefi lo hizo y dijo "Apliqué las escrituras a nosotros mismos, para nuestro provecho e instrucción" (1 Nefi 19:23). Podemos entender las profecías al buscar elementos históricos que las cumplen.
Cuando el Señor les preguntó a Adán y Eva si ellos habían participado del fruto prohibido, ellos no respondieron simplemente "Sí, lo hicimos." En vez de eso Adán respondió: "La mujer que tú me diste, y mandaste que permaneciese conmigo, me dio del fruto del árbol, y yo comí" (Moisés 4:18). Eva respondió: "La Serpiente me engañó, y yo comí" (Moisés 4:19). ¿En que se asemejan las respuestas? Aunque ambos, Adán y Eva, admitieron haber comido del fruto, trataron de eludir su responsabilidad, Adán en Eva, y Eva en la Serpiente. Hoy aún alegamos "circunstancias atenuantes" cuando nos sentimos culpables.¿En que se parecen y en que difieren Alma hijo y Korihor? Alma y Korihor eran ambos expertos oradores que usaron sus persuasivos poderes para lisonjear y engañar a la gente para que dejasen la iglesia y cometiesen pecado. Ambos fueron heridos de mudez por sus iniquidades, Alma por el terror a causa de la advertencia de un ángel, y Korihor por un profeta en respuesta a su pedido por una señal. Aquí terminan las similitudes. Alma aceptó la responsabilidad por sus pecados, "arrepintiéndo[s]e casi hasta la muerte" (Mosíah 27:28) y llegó a ser un gran misionero de rectitud. Por otra parte Korihor culpó al diablo por sus pecados quien, según él, se le había aparecido como un ángel de luz. No se arrepintió y murió mudo. El profeta que hirió de mudez a Korihor fue el entonces maduro Alma. Su propio pasado y su arrepentimiento deben haberle dado luz en cuanto al alma de Korihor, pues le dijo: "Si te fuera quitada esta maldición, de nuevo volverías a desviar el corazón de este pueblo; por tanto hágase contigo según la voluntad del Señor" (Alma 30:55).En la historia de Jonás leemos acerca de sus compañeros marineros. Estos hombres hicieron todo lo posible por evitar lanzar a Jonás por la borda, aún después que él les dijo que deberían hacerlo para apaciguar a su Dios (Vea Jonás 1:4-16). ¿Por qué este incidente es significativo en la historia de Jonás? Los compañeros gentiles de Jonás nos ofrecen un severo contraste con Jonás mismo, quien deseaba que el Señor destruyese toda la ciudad de Nínive, aún después que ellos se habían arrepentido. La compasión de los marineros por Jonás y la reverencia que demostraron por su Dios hacen que el egoísmo y el enojo de Jonás sean más repulsivos.¿En que son similares la historia de Jonás y la Parábola del Hijo Pródigo (Lucas 15:11-32) tanto en caracteres como en tema? Ambas historias nos hablan en cuanto a pecadores (la gente de Nínive, el hijo pródigo), una persona que perdona (el Señor, el padre del pródigo), y de una persona que no perdona (Jonás, el hermano del pródigo). Ambas historias nos enseñan en cuanto al amor y al perdón en vez de el condenar, al mostrarnos la bondad en los que consideramos pecadores y la maldad en lo que se consideran a sí mismos rectos pero que no tienen amor.Mensajes Implicados
Debido a que las escrituras implican más de lo que realmente hacen constar podemos aprender más de ellas cuando leemos entre líneas.
En Doctrina y Convenios 20:5-6 el Señor dice de José Smith: "Después de habérsele manifestado verdaderamente a este primer Élder que había recibido la remisión de sus pecados, de nuevo se vio envuelto en las vanidades del mundo; pero después de arrepentirse y de humillarse sinceramente mediante la fe, Dios le ministró por conducto de un santo ángel, cuyo semblante era como relámpago, y cuyos vestidos eran puros y blancos, más que cualquier otra blancura;" ¿Qué implican estos versículos en cuanto a la Primera Visión? El ángel de vestiduras blancas debe haber sido Moroni (compare esta descripción de Moroni con la descripción en José Smith - Historia 1:32). Por tanto, antes de la visita de Moroni, presumiblemente en la Primera Visión, se le dijo a José que sus pecados le eran perdonados (compare con D&C 29:3). Este hecho no está registrado en el relato de la Primera Visión en La Perla de Gran Precio, aunque aparece en otros escritos.En las Aguas de Mormón Alma explicó el convenio bautismal diciendo en parte, "y ya que deseáis entrar en el redil de Dios y ser llamados su pueblo, y estáis dispuestos a llevar las cargas los unos de los otros para que sean ligeras (Mosíah 18:8). Más adelante cuando el pueblo de Alma estaba en cautiverio, el Señor les dijo: "Sé del convenio que habéis hecho conmigo... y... aliviaré las cargas que pongan sobre vuestros hombros, de manera que no podréis sentirlas sobre vuestras espaldas" (Mosíah 24:13-14). ¿Qué quiere decir el Señor aquí al referirse al convenio bautismal y luego aludir a la explicación que hizo Alma del convenio? Parece que el Señor les dice a su pueblo que así como han hecho convenio de llevar las cargas los unos de los otros, así él, siendo uno con ellos, también llevaría esas cargas. Eso es lo que hizo en Getsemaní.Lo Que Está o No Está Incluido
Con frecuencia queremos encontrar algo en las escrituras que no está allí. O nos sorprendemos al hallar algo que no habíamos esperado. Cuando esto sucede debemos preguntarnos a nosotros mismos porque esa parte en particular está o no incluida.
Mientras estaba en el desierto Lehi soñó en cuanto a un desierto obscuro y lúgubre. Nefi registra este sueño y la consiguiente preocupación de Lehi por sus hijos en 1 Nefi 8, empezando en el versículo 2. Pero en el versículo 1 del mismo capítulo él registra: "Y aconteció que habíamos recogido toda suerte de semillas de toda especie, tanto de granos de todas clases, como de todo género de frutas." ¿Por qué se registra aquí el hecho de la recolección de semillas? No parece tener que ver nada con el sueño de Lehi ¿O sí? La referencia a "todo género de frutas" prepara nuestra mente para el símbolo central del sueño de Lehi: el fruto del árbol de la vida, el cual es "preferible a todos los demás" (versículo 12). Las "semillas" anticipa la preocupación de Lehi en cuanto a sus propios "descendientes" (versículo 3); y la repetición de la idea en "todo género", "toda clase", "toda especie" (N del T.: en inglés las tres frases son iguales, "every kind") presagia la diversidad de personas y de caminos en el mismo sueño .Según Mateo, Cristo dijo a sus discípulos, "Cualquiera que se enoje contra su hermano sin causa será culpable de juicio" (Mateo 5:22, versión King James en inglés). [N. Del T.: En español la frase "sin causa" no aparece, concordando con El Libro de Mormón] Pero en El Libro de Mormón Cristo le dice a los Nefitas: "Quien se enoje con su hermano corre peligro de su juicio" (3 Nefi 12:22). ¿Por qué no se repite la frase "sin causa" en el relato de El Libro de Mormón? Primero, podemos preguntarnos que significa ser "culpable de juicio". Otras traducciones de esta frase son "traído a juicio" (New English Bible) y "Responderá por esto ante la corte" (Biblia de Jerusalén). Por tanto parece que una persona molesta no es necesariamente pecadora, solo que le sería mejor ser capaz de justificar su enojo. Parece que Cristo nos dijese: "Si estás molesto ¡Cuidado!" Sabemos que el Señor mismo se enojó en algunas ocasiones; pero el enojo según Dios, al igual que la tristeza según Dios, es completamente diferente al enojo del mundo, el que, al igual que la tristeza según el mundo, acarrea muerte, no arrepentimiento (vea 2 Corintios 7:10). La mayor parte del enojo humano es mundano, no según Dios, por lo que la frase "sin causa" parece innecesaria. Si tiene una buena razón, y "la corte apoya su causa" no será condenado, de lo contrario, sí lo será.Preguntas Para
Hacernos Durante Nuestro Estudio Y Meditación
De Las Escrituras:
Pregúntese en cuanto al Marco
Investigue el significado de las palabras y frases
Aprenda a discernir la actitud del orador
Busque comparaciones de las escrituras
Discierna los mensajes implicados
Preste atención a lo que está o no incluido
Comprenda la organización de las escrituras
Sea sensible a la repetición de ideas, palabras y sonidos
Lea en voz alta para descubrir el énfasis
Organización
Las escrituras no están organizadas como un tratado lógico, pero esto no quiere decir que no sean documentos organizados. Su organización es refinada y más rica que la mayoría de escritos. Necesitamos observar con atención dentro y entre los versículos, capítulos, y libros para ver su composición. Cuando comprendamos su organización, las escrituras nos comunicarán un mensaje más unido y poderoso.
¿Cuál es el efecto de poner el Libro de Eter, el compendio del registro Jaredita, casi al final de El Libro de Mormón, fuera del orden cronológico? El Libro de Eter narra la historia de la destrucción de la civilización Jaredita, y viene casi contigua al relato de la destrucción de la civilización nefita por Mormón y Moroni. Así, El libro de Mormón termina con el relato de dos civilizaciones que se destruyen a sí mismas, enfatizando así el tema de la destrucción. Además, El Libro de Mormón empieza con la historia de una familia que escapa de la destrucción de otra civilización inicua. El mensaje para nosotros y nuestra civilización es claro: "Esta es una tierra escogida sobre todas las demás; por tanto, aquel que la posea servirá a Dios o será exterminado, porque es el eterno decreto de Dios. Y no es sino hasta cuando llega al colmo la iniquidad entre los hijos de la tierra, que son exterminados." (Eter 2:10).El segundo capítulo de 1 Nefi empieza: "Porque he aquí, aconteció que el Señor habló a mi Padre, sí, aún en un sueño." En ese sueño se le avisa a Lehi que debe huir de Jerusalén y de los Judíos que buscan su vida. ¿Por qué Nefi empieza el versículo con "Porque he aquí"? ¿Está implicando alguna relación entre lo que viene antes de este conectivo y lo que viene a continuación? Al final del capítulo 1 leemos: "Yo, Nefi, os mostraré que las entrañables misericordias del Señor se extienden sobre todos aquellos que, a cause de su fe, él ha escogido, para fortalecerlos, sí, hasta tener el poder de librarse." Entonces Nefi procede en el segundo capítulo a hacer justamente eso, mostrar como la misericordia del Señor al advertir a Lehi que huya de Jerusalén lo "fortale[ció]... hasta tener el poder de librarse". Así que Nefi no está usando palabras simplemente como por crear un estilo, sino como una señal al lector de que está a punto de explicar como sabe que el Señor a aquellos quienes colocan su confianza en él. Las palabras conectivas tales como por, para, pero, y así, implican relaciones, explicaciones, o contrastes entre los pasajes; y podemos obviar esas relaciones si no nos preguntamos de manera constante por qué dichas palabras están siendo usadas.Repetición de Ideas, Palabras, y Sonidos
Un sonido, una palabra, una frase, una idea, o un tema llevan consigo más significado cuando se repiten. Los niños pequeños se deleitan en la repetición que oyen en sus historias favoritas, tal como en La Caperucita Roja cuando dice: "¡Abuelita, que ojos (orejas, dientes) más grandes tienes!" En las escrituras la repetición dentro y entre los pasajes es un arte, y cuando nos volvemos sensibles a esta, nosotros, al igual que los niños pequeños, nos deleitaremos y aprenderemos de ella.
Cuando sus hijos tardaban en volver de Jerusalén Saríah llama a su esposo "un hombre visionario" y dice: "Tú nos has sacado de la tierra de nuestra herencia, y mis hijos ya no existen y nosotros pereceremos en el desierto." Lehi le responde: "Sé que soy hombre visionario, porque si no hubiese visto las cosas de Dios en una visión, no habría conocido su bondad. Sino que hubiera permanecido en Jerusalén y perecido con mis hermanos. Pero he aquí, he obtenido una tierra de promisión y me regocijo en estas cosas; sí, y yo sé que el Señor librará a mis hijos de las manos de Labán, y los hará volver a nosotros en el desierto" (1 Nefi 5:2-5). ¿Qué palabras y frases en la alocución de Saríah repite Lehi en la suya? Lehi repite las siguientes palabras de Saríah: hombre visionario, tierra, mis hijos, perecer, en el desierto. Esta repetición muestra que Lehi había escuchado a Saríah y que se compenetraba con ella. Él está de acuerdo con Saríah cuando dice: "Sé que soy hombre visionario", pero cada uno de sus otros puntos de desesperación los contrapone con otros de esperanza: ella dice " Nos has sacado de la tierra de nuestra herencia", y él dice "he obtenido una tierra de promisión". Ella dice "Mis hijos ya no existen", y él dice "Sé que el Señor librará a mis hijos de las manos de Labán". Ella dice "pereceremos en el desierto", él dice "hubiera... perecido con mis hermanos." Además Lehi subrayó las idiosincrasias gramaticales de Saríah: él, al igual que ella, habla en tiempo presente cuando el tiempo futuro sería más exacto, diciendo "he obtenido una tierra de promisión" para balancear la frase "mis hijos ya no existen y pereceremos en el desierto." Él está consolando a su esposa, mostrándole empatía, y aún fortaleciéndola. No es una tarea fácil de realizar cuando uno está siendo duramente criticado.El Señor describe a Enoc la escena de reunión entre su ciudad y la Nueva Jerusalén con estas palabras: "Y ellos nos verán; y nos echaremos sobre su cuello, y ellos sobre el nuestro, y nos besaremos unos a otros" (Moisés 7:63). ¿Puede recordar palabras similares en otra parte de las escrituras? (Si no puede, una concordancia ayudará grandemente a su memoria. Busque palabras tales como cuello, la que probablemente no tendrá muchas referencias en las cuales buscar.) Similares palabras son usadas para describir la reunión entre Jacob y Esaú después de años de alejamiento: "Pero Esaú corrió a su encuentro [de Jacob], y le abrazó, y se echó sobre su cuello, y le besó; y lloraron" (Génesis 33:4). Estas palabras también hacen eco a Jesús en la Parábola del Hijo Pródigo: "Y cuando aún estaba lejos le vio su padre, y fue movido a misericordia, y corrió, y se echó sobre su cuello, y le besó" (Lucas 15:20). La repetición de estas frases de reconciliación y amor de un milenio al otro aumenta la intensidad emocional de cada echo, ayudándonos a compartir el sentimiento.En Doctrina y Convenios 19:23 el Señor le pide a Martín Harris: "Aprende de mí y escucha mis palabras; camina en la mansedumbre de mi Espíritu, y en mí tendrás paz." ¿Qué sonidos nota que se repiten en este versículo, y cuál es su efecto? Nosotros notamos tres sonidos: (1) l (aprende, escucha) [N del T.: en inglés estas palabras son "learn" y "listen"], (2) m (mí, mis, mansedumbre, mi, mi), y (3) s (eScucha, manSedumbre, ESpíritu, paZ). Estos sonidos unen el versículo y ayudan a transmitir la pacífica compasión del Señor al dirigirse a Martín y a nosotros. Todo niño pequeño que aún no lee puede oír estos sonidos y decirnos como lo hacen sentir.Énfasis
Debido a que la palabra hablada es más rica que la palabra escrita, podemos entender y apreciar mejor las escrituras cuando las leemos en voz alta, inclusive en nuestro estudio personal. Cuando leemos en voz alta, permitiendo que lo que leemos nos afecte y nos enseñe, ciertas palabras sobresalen y les damos énfasis cuando las leemos.
¿Enfatiza la palabra todos o la palabra fe cuando lee este versículo en voz alta: Y por cuanto no todos tienen fe, buscad diligentemente y enseñaos el uno al otro palabras de sabiduría." (D&C 88:118)? Si enfatiza la palabra fe lo que le dice el versículo es que la mejor cosa que sigue a tener fe es buscar y enseñar el uno al otro palabras de sabiduría. Pero si enfatiza todos el versículo le dice que la mejor manera de ayudar a las personas a tener fe es buscar y enseñar palabras de sabiduría. Al cambiar el énfasis cambiamos el significado.El joven José Smith fue profundamente impactado cuando leyó la escritura de Santiago que dice: "Y si alguno de vosotros tiene falta de sabiduría, pídala a Dios" (Santiago 1:5). Lea en voz alta José Smith - Historia 1:12, como si fuese José Smith contando la historia, enfatizando aquellas palabras que crea que José pudo enfatizar. Nuestra lectura hizo hincapié en las palabras en itálicas: "Ningún pasaje de las escrituras jamás penetró el corazón de un hombre con más fuerza que éste en esta ocasión, el mío. Pareció introducirse con inmenso poder en cada fibra de mi corazón. Lo medité repetidas veces, sabiendo que si alguien necesitaba sabiduría de Dios, esa persona era yo; porque no sabía que hacer, y a menos que obtuviera mayor conocimiento del que hasta entonces tenía, jamás llegaría a saber; porque los maestros religiosos de las diferentes sectas entendían los mismos pasajes de las Escrituras de un modo tan distinto, que destruían toda esperanza de resolver el problema recurriendo a la Biblia." Cuando se lee este versículo con las palabras claves enfatizadas, el efecto poderoso que Santiago 1:5 tuvo en José es más fácil de sentir. Pero cuando se lee de forma plana, sin énfasis o comprensión, nos acomodamos en la silla, miramos el reloj, y corremos al siguiente versículo.Conclusión
El Presidente Kimball escribió: "Estoy convencido de que cada uno de nosotros, en algún momento de nuestras vidas, debe descubrir las escrituras por sí mismo." Para nosotros dos el descubrir las escrituras vino con la meditación. Nos hemos dado cuenta que cuando más meditamos más aprendemos, y así también quienes enseñamos. Hemos convertido en una practica hablar en la iglesia de lo que hemos aprendido cuando meditamos y oramos en cuanto a las escrituras. Cuando enseñamos a nuestra familia o en una clase de la iglesia seleccionamos un pasaje de las escrituras el cual hemos meditado, al que cuidadosamente lo hemos dividido en secciones, y del cual hemos preparado preguntas. Entonces leemos en voz alta el pasaje con nuestra familia o clase, una porción a la vez, hacemos preguntas y meditamos juntos. Cuando lo hacemos así no es inusual que alguien diga: "Siento que estuve en el pasado en el momento en el que se escribió este pasaje." Hemos oído a otros decir "Podría leer así las escrituras todo el día." Cuando oímos eso sabemos que alguien más se ha enamorado de la palabra.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

celso david fretes villanueva -

soy sopranista o contratenor agudo.quiero saber si me aseptarian en el coro por tener esta voz no se bien diccion inglesa.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres