Blogia
LA VERDAD RESTAURADA

Comunicación Eficaz

Comunicación Eficaz

Cuando el Salvador dio el mandamiento: “Por tanto, id, y haced discípulos todas las naciones” (Mateo 28:19), la abrumadora responsabilidad de comunicar eficazmente se convirtió en una realidad. Desde la restauración del evangelio en esta dispensación, se ha invertido mucho dinero, innumerables horas y esfuerzos dedicados para declarar este mensaje de buenas nuevas.

La temible responsabilidad de alcanzar y motivar a cada persona, se hace cada vez más aparente cuando tomamos en cuenta al individuo. Consideremos las consecuencias si fracasamos en nuestro propósito. En el diario Deseret News apareció el párrafo siguiente: 

JOVEN SENTENCIADO

Las Vegas (AP). Un joven de dieciséis años de edad fue sentenciado a muerte tres veces consecutivas el lunes, después de aceptar la culpabilidad de los cargos de asesinato de tres empleados bancarios. El joven fue acusado de asesinar a balazos al gerente del banco y a dos cajeros. los tres fueron muertos durante el robo de $35.000 en un banco de las Vegas.  

El joven sentenciado fue bautizado y confirmado como miembro de la Iglesia cuando tenía ocho años de edad. Asistió la Escuela Dominical, la Primaria y poseía el Sacerdocio Aarónico. Después de leer acerca de los asesinatos, el obispo dijo tristemente: “¿Dónde fracasamos en nuestro intento de comunicarnos con él?”

La comunicación no significa simplemente decir o escuchar algo. Nunca en la historia ha habido tanta gente que tenga tanto conocimiento de lo que está sucediendo en el mundo. En su sentido vital, la comunicación significa comunión, el compartimiento de ideas y sentimientos. 

La palabra proviene del latín communicare --”compartir”, y la comunicación es el acto de compartir o impartir una parte de algo.

La comunicación ha sido definida como “el arte de informar y persuadir a otros”.

La habilidad de comunicar no es algo congénito; tenemos que aprender cómo adquirirla, frecuentemente en la manera difícil.

Afrontamos un problema de comunicación cada vez que declaramos la guerra contra los poderes del adversario y tratamos de ayudar a los miembros de la Iglesia a vivir de acuerdo con los principios del evangelio.

Supongo que podemos consolarnos un poco al reconocer el hecho de que el Maestro tuvo sus problemas de comunicación, a pesar de poseer un gran entendimiento para con la gente. en una ocasión Jesús le hablaba desde una barca a la gran multitud que se encontraba en la playa. En el curso de sus palabras relató la parábola del sembrador, y cuando terminó, los discípulos le preguntaron: “¿Por qué les hablas por parábolas? El respondiendo, les dijo: Porque a vosotros os es dado saber los misterios del reino de los cielos; mas a ellos no les es dado.” (Mateo 13:10-11) Entonces dijo que los oídos de estas personas eran algo sordos y que sus ojos estaban cerrados.Descargar articulo completo

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres