Blogia
LA VERDAD RESTAURADA

Jose Smith : Su amor fue manifiesto para todos en todo lugar

Jose Smith : Su amor fue manifiesto para todos en todo lugar

En cada una de sus hechos, el amor puro de Cristo se vio reflejado en su vida y sentido por todos aquellos que con él se asociaron, cada palabra, consejos inspirados o hacer cumplir la ley, dieron una marcación al Profeta del Salvador durante toda su vida de ejemplo y similitud de Su Maestro, miembros y no miembros en diversas situaciones de su vida se vieron beneficiados por su amor al andar haciendo bienes.

Poco o nada se escribe en los artículos de historia que hayan reflejado una etapa en la vida de hijos de Dios que vieron en el servicio del Profeta José Smith como sus vidas fueron bendecidas por medio del ayudar a los hermanos de raza negra que formaron parte de la iglesia. Gran parte de ello se refleja en el período de la vida del Profeta cuando él era Alcalde en la ciudad de Nauvoo. Mientras José servía en esa posición de dirigir la ciudad, se detuvo a un hombre de color llamado Anthony por vender licor en un día domingo, lo que era contario a lo establecido por la ley. El hombre imploró que su accionar había sido para juntar el dinero suficiente para comprar la libertad de su hijo, que era un esclavo en ese momento. Para ese entonces él había logrado comprar su libertad y la de su amada esposa, con el deseo especial de traer consigo a su hijo a su nuevo hogar en ese lugar. Fue allí que José le dijo, “lo siento Anthony, pero la ley se debe cumplir, de manera que tendremos que imponerte una multa”. Al siguiente día, el Profeta se presentó ante él con un hermoso caballo indicándole que lo vendiera y que con el dinero lo usara para comprar la libertad de su hijo. El caballo que le obsequió era muy preciado por José, un semental blanco que valía unos quinientos dólares, mucho dinero para aquella época. De manera que Anthony pudo comprar realizar su sueño.

En otra ocasión, siendo José aún Alcalde, otra situación marcó la diferencia. Un hombre blanco no miembro de la Iglesia había azotado horriblemente a un hombre de color por sacarle algunos bienes. Este hombre de color se llamaba Chrism, al confirmar por medio de él que si había tomada aquellas cosas, se le impuso una pequeña multa, pero a la vez arrestó  al hombre que había  provocado los azotes, esto al parecer ofendió  mucho a varios ciudadanos de diferentes estados, incluyendo a Misuri, que era esclavista. No mucho tiempo después el Profeta fue arrestado bajo cargos de traición y asesinado junto a su hermano Hyrum en la cárcel de Cartaghe.

En el año de 1822 se bautizó en la Iglesia Jane James, conocida después como la “tía Jane”, una hermana fiel de color que llegó a Nauvoo caminando a pie 1.300 kilómetros en el año de 1843 teniendo 20 años junto a otros miembros de su familia, la calidez de los santos no fue tan grande como la del Profeta y la de su amada Emma quienes los alojaron en su hogar. Ella registró en su diario: -“Recuerdo aquella mano tan amable, el profeta nunca pasaba por donde yo estaba sin saludarme estrechando su mano, cualquiera que fuese el lugar. Él era el hombre más gentil y bueno que yo había visto en la tierra. Siempre estaba sonriendo, siempre, tal como lo hacía con los niños. El solía comportarse como si yo fuese una de sus hijas. Cuando llegamos a su hogar, éramos ocho en total. Emma, su esposa, fue la primera en abrir la puerta diciéndonos que entráramos, que pasáramos todos, ella entonces subió las escaleras, y entonces bajó él, yo supe que era el hermano José. El se retiró y al rato trajo al doctor Bernhisel y también llamó a su esposa Emma y les presentó a cada uno de nosotros diciendo –“Ahora deseo que me relaten cómo fue su duro viaje” – Se lo relatamos y él entonces dio una palmada con sus manos y dijo –“Doctor Bernhisel, creo que si yo hubiera tenido que hacer todo eso, no habría venido, no tengo tanta fe”. La hermana James siempre recordó eso por casi 69 años. Una vez que la familia encontró donde alojar, James se quedó sola en casa de los Smith, en sus registros escribió: -“Me senté a llorar, el profeta vino y miró a mi alrededor y preguntó –“¿Dónde están todos tus amigos? Y le respondí que todos habían encontrado un lugar pero no yo y por eso lloraba. El me dijo: -“no queremos lágrimas aquí” y le dije que no tenía un hogar. El fue en busca de su esposa y dijo: -“Aquí hay una jovencita que dice que no tiene un hogar, ¿No crees que lo tienes aquí?, y ella dijo (Emma) –“si no le importa” – y él me dijo –“¿quieres quedarte aquí?” – Le respondí que sí, mantuve una inmensa gratitud hacia José y su esposa Emma. No sabría como describir a José, pero era alto, de casi un metro noventa, un hombre gentil, grande, noble, hermoso. Cuando él fue asesinado, creí morir, y de hecho hubiese sido así si no fuera por mis maestros”.  Cuando ella falleció en la ciudad de Lago Salado, a los 86 años en 1908, el Presidente de la Iglesia en ese entonces, Joseph Fielding Smith presidió su funeral y dio un discurso en su memoria.

Elijah Abel, fue otro hermano de color cuya relación de amistad con el Profeta José, son otro ejemplo de imitar. Abel había nacido esclavo en Maryland el 25 de julio 1810, conoció la iglesia bautizándose en 1832 por Ezequiel Roberts y contrajo matrimonio con Mary Ann. Esta gran amistad nacida entre ellos, le permitió permanecer fiel, su presencia en la iglesia marcó una gran diferencia al igual que muchos otros líderes, siendo ordenado Elder el 3 de marzo de 1836 en Kirtland posiblemente por el mismo Profeta y en el mes de diciembre de ese mismo año fue ordenado un Setenta por el hermano Zebedee Coltrin, con el tiempo y sus responsabilidades, fue enviado como misionero a Canadá y a Nueva York. En el año de 1836 recibe su bendición Patriarcal entregada por José Smith, padre. En años siguientes, en 1839 llegó a ser parte del Quórum de los Setenta de Nauvoo. En 1841 cuando el profeta José Smith fue arrestado, Abel fue uno de los siete élderes que salieron de Nauvoo para intentar rescatarle. Prestó servicios en su oficio laboral en la edificicación del Templo de Kirtland, Nauvoo y luego en la Ciudad de Lago Salado. En 1844, fue llamado a otra misión de regla a Nueva York, y antes de su muerte ocurrida el 25 de diciembre 1884, ya era miembro del Tercer Quórum de los Setenta.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres