Blogia
LA VERDAD RESTAURADA

Estirando cada $

Estirando cada $

La economía actual, junto con los comerciantes oportunistas, nos obligan a gastar cada vez más en el supermercado.

Los precios en alimentos suben constantemente debido a distintos factores, como el mal tiempo, que arruina cosechas enteras, o el aumento en el precio del combustible que hace más caro el transporte de los alimentos. Como resultado, la oferta es menor y la demanda mucho mayor, por lo que los supermercados no sólo aumentan los precios sino que limitan el número de productos específicos que una persona puede comprar.

No hay duda que nos hemos convertido en una gran economía consumista; dependemos del comercio para que nos abastezca de comida, ropa, autos, y entretenimiento. Es por eso que el mercado del consumidor ha pasado a ser de un simple intercambio de servicios necesarios, a una serie de artimañas y alicientes para mantenernos comprando continuamente.

Todo esto, junto con la inflación continua, puede hacer que la palabra “comprar” y la palabra “estrés” signifiquen lo mismo.

Por supuesto, no podemos sacar de nuestros presupuestos el gasto en alimentos, pero aquí hay algunos consejos que podemos seguir para estirar hasta el último centavo nuestro presupuesto para alimentos:

 

Tener un plan  

Antes de salir de casa planea exactamente a dónde vas a ir, y qué vas a comprar. Puede sonar anticuado pero el hacer una lista de las cosas que necesitas comprar te ayudará a mantenerte enfocado al llegar al supermercado, y evitarás también esas compras impulsivas que terminan costando caro.

El analizar qué lugar es mejor de acuerdo a lo que tienes que comprar también te ayudará a ahorrar, ya que podrás aprovechar ofertas, cupones y descuentos que se encuentran en lugares específicos.

 

Canasto vs carro  

Los carros de supermercado están pensados para grandes compras, y año a año estos han aumentado su tamaño, cosa que permite agregar más artículos a la compra sin que nos demos cuenta.

Hazte un favor y usa un canasto; te ayudará a hacer ejercicio y te hará pensar dos veces antes de comprar algo.

 

Cantidad no siempre significa ahorrar  

Es de conocimiento general que el comprar por mayor es más barato, conocimiento del cual muchos comerciantes se aprovechan. Muchas veces se paga más por unidad en los packs de 10, que al comprar el producto suelto. 

   Antes de comprar en cantidad, asegúrate que realmente es más económico; es muy útil llevar una calculadora para ayudarnos con las cuentas.    

 

Presta atención a las ofertas  

Los supermercados han encontrado la manera de hacernos pensar que estamos adquiriendo los productos más económicos sin siquiera compararlos. Para esto usan grandes carteles, falsas ofertas, islas, y otras cosas. No te dejes llevar por esas trampas, no siempre el producto que está en oferta es el más barato, ni el mejor. Compara bien los precios de todos los productos.

Conoce el lugar en el que compras, mantén un registro de precios para estar seguro que los productos en oferta realmente fueron rebajados de su precio original.

No compres productos que se encuentran en las islas separados de los demás, sin antes fijarte que es realmente el mejor precio. 

 

Mantente enfocado  

Los supermercados, como todas las demás tiendas, ubican estratégicamente todos sus productos. En la mayoría de los casos los productos esenciales como el papel higiénico se encuentran al final del local, obligándonos a cruzar por todo tipo de productos y ofertas, tanto al entrar como al salir. Mantente enfocado en tu lista y no te dejes seducir por propagandas y ofertas llamativas de productos que no necesitas mientras recorres el lugar.

Al hacer la cola para pagar no te dejes llevar por los impulsos de comprar las golosinas, revistas o juguetes que se encuentran cerca de la registradora.

 

Mirá más abajo (o más arriba 

Los productos de las mejores marcas y los más caros siempre están ubicados al alcance de la vista y la mano. Tomate el tiempo de mirar detenidamente hacia arriba y abajo de la góndola, donde usualmente se encuentran los productos de marcas menos conocidas y por lo tanto más económicas.

 

Ponte un límite y mantenlo  

No tengas vergüenza al llegar a la caja de separar artículos que podrían hacerte pasar tu límite. Mantente firme en seguir tu presupuesto. Separa los productos de acuerdo a necesidad y al llegar a la cantidad que habías prefijado detén a la cajera.

 

No te demores  

Por ultimo recuerda que mientras más tiempo pases en el supermercado más gastarás. El hacer las compras no tiene que ser una maratón, pero si tienes que mantenerte enfocado, comprar las cosas de tu lista y salir. Evita perder tiempo probando productos, mirando presentaciones, o simplemente paseando, eso sólo te llevará a comprar más.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres